Prioridad: la Gente (que tiene como) Prioridad: la Tierra

En memoria de Don Andrés Marcelo Sada Zambrano

22 de Enero de 2018
En memoria de Don Andrés Marcelo Sada Zambrano

Nació el 24 de agosto de 1930 , en Monterrey, ingeniero mecánico por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), deja un notable legado no solo en su trayectoria y liderazgo en el mundo empresarial, sino en el movimiento e institucionalización de conservación de la naturaleza en México. Motivo y perspectiva principal de esta breve semblanza.

Andrés Marcelo Sada fue inicialmente un cazador responsable. El contacto con la naturaleza en sus travesías por las sierras, le dio una comprensión de la vasta naturaleza, y de la fragilidad de la misma.  Según relatan Gómez de Silva y Ernesto Alvarado en su “Breve historia de la observación de aves en México en el siglo XX y principios del siglo XXI” fue en 1961, cuando su hija de apenas un año, sufrió un accidente que le fracturó el cráneo, el prometió no volver a cazar si ella se recuperaba, y así fue, desde entonces Andrés M. Sada cambió las armas por los binoculares. Se hizo de libros y publicaciones, conoció a otros observadores de aves de diversas partes del mundo, aprendió los nombres de las especies en latín, inglés y español y como pocos también podía reconocerlas por su canto. En un viaje de negocios en la Ciudad de México, vio en un aparador el libro de George  Miksch Sutton "Mexican birds: first impressions" y lo compró. El libro describía la avifauna de varios lugares que Don Andrés había conocido desde niño o que había visitado en sus viajes de cacería. Gracias a estas circunstancias, Don Andrés se convirtió en un entusiasta observador de aves y, posteriormente, un ávido conservacionista. En 1991 la American Birding Association reportó que Andrés M. Sada  fue la primera persona en tener una lista de 900 especies de aves mexicanas observadas en su medio natural.

Conoció e hizo amistad con ornitólogos y científicos, con quienes gracias a su espíritu emprendedor impulsó la creación de diversas organizaciones. En 1981 con varios científicos, ornitófilos y empresarios preocupados por la conservación de las aves en el país, decidieron tomar acción y crearon la Asociación Mexicana Pro Conservación de la Naturaleza, actualmente Pronatura. Don Andrés Marcelo Sada impulsó la institucionalización de Pronatura, estableciendo las bases de su futuro crecimiento como la organización no lucrativa de conservación de la naturaleza de mayor impacto nacional en México, actualmente con 6 representaciones regionales en el país.

Años antes se creó Ducks Unlimited de México un grupo de cazadores conservacionistas que en EUA y Canadá se dedicaban casi exclusivamente a la conservación de hábitat para aves acuáticas cinegéticas.  En México, en buena medida por la influencia de Andrés, se convirtió en una organización conservacionista muy versátil y con un amplio mandato y acciones a favor de la biodiversidad mexicana.

En conjunto con el Dr. Mario Ramos y el Dr. Allan Philips, y cansados de usar los nombres en inglés o latín para referirse a las aves en el campo, publican en 1987 los ¨Nombres en castellano para las aves mexicanas ¨, con la intención de homologar una nomenclatura accesible a todos los mexicanos, sin importar región.

Animado por su paso por importantes liderazgos empresariales, los puso al servicio de la conservación y se imaginó organizaciones capaces de influir en orientar las políticas ambientales y lograr cambios concretos. Así logró ser impulsor de una mayor visibilidad de la problemática ambiental ante las máximas autoridades de México. Una de las acciones de don Andrés M. Sada fue una carta al presidente de México solicitando la cancelación del proyecto de carretera Sayula-Ocozocuatla, que afectaría las selvas de los Chimalapas, esta petición se unió a muchas otras voces locales de los comuneros, artistas, científicos y organizaciones nacionales de la época, logrando el desvió de la misma. Esta y otras victorias a favor de la conservación animaron e inspiraron a muchos jóvenes conservacionistas a involucrarse de manera efectiva en la consolidación de la conservación en México.

Participó activamente  en la creación del Consejo  Internacional para la Preservación de las Aves Sección México (CIPAMEX), habiendo sido consejero fundador de dicha institución, que a la fecha reúne a  muchos jóvenes ornitólogos, científicos y conservacionistas en congresos anuales.

Por su trayectoria y compromiso fue invitado como consejero en diversas organizaciones conservacionistas, impulsor de la creación y primer Presidente del Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, que es una de las instituciones de más prestigio nacional por su contribución al fortalecimiento del sistema de áreas protegidas de México y consejero fundador del mismo, así como consejero  fundador de Conservation International-México.

También usó su tiempo e influencia para contribuir a nivel local en su oriunda Monterrey, donde impulsó la creación y fue primer presidente del Club de Observadores de Aves. Apoyó en la creación del Museo de las Aves de México en Saltillo. Así como el Consejo Estatal de Flora y Fauna de Nuevo León y Pronatura Noreste.

El Instituto Tecnológico de Monterrey en reconocimiento a su trayectoria, estableció en 2002 la Cátedra Andrés Marcelo Sada en Conservación y Desarrollo Sostenible, que fue una de las   

tres Cátedra Magistrales del Tecnológico de Monterrey durante más de 10 años, logrando traer notables expertos y Premios Nobel a impartir conferencias a la comunidad universitaria. Adicionalmente, se realizan capacitaciones donde científicos nacionales e internacionales comparten con jóvenes y la comunidad sus conocimientos e inspiran a la acción ciudadana.

Don Andrés, o el Ingeniero por respeto o simplemente Andrés como a él le gustaba y como lo conocimos quienes tuvimos la fortuna de colaborar con él o ir al campo, realizó una gran cantidad de grabaciones de los cantos de aves del país. La mayoría se encuentran depositadas en “Library of Natural Sounds” del Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell en los Estados Unidos.

Lo recordaremos porque siempre estuvo presto a ayudar y a aconsejar. Habiendo recibido algunos reconocimientos que él nunca buscó y por el contrario se le tuvo que convencer que su estatura moral, calidad humana y liderazgo eran parte de su contribución. Más que reconocerlo a él, se convertían en una fuente de mayores logros e inspiración para la causa que abrazó y a la que dedicó una buena parte de su vida con pasión y con sabiduría que sabía combinar como pocas personas.

Don Andrés falleció el 19 de enero de 2018 en la ciudad de Monterrey.

1986 Thryomanes bewickii sadai Phillips, Pt. 1, p. 153 [subsp. Thryomanes
bewickii]

"I take great pleasure in dedicating this race to Ing. Andrew M. Sada,
whose help has been important in my work generally, and particularly in my
studies of NE Mexican birds”
(Allan R. Phillips+)

Ver mas de Notas Pronatura

Más de "Notas Pronatura"

Socios en la conservación

Alianzas

Amigos

© Pronatura Sur, A.C. Calle Franz Blom #4. Barrio de Cuxtitali. San Cristóbal de Las Casas. Chiapas, México. 29230 Teléfono / fax: +52 (967) 678 5000